Testimonio Mamacunitas

  

TESTIMONIO VOLUNTARIAS

 

  VOLUNTARIA 1

Buenos días mi nombre es Graciela Vila Rios contar mi experiencia como voluntaria de Casa Cuna es compartir la alegría de haber cumplido varios sueños, entre ellos el de" ser parte"; colaborando con mi granito de arena,  ya que, desde muy pequeña veía a las Señoras de Casa Cuna  con su ardua labor y le decía a mi madre que cuando fuera grande quería ayudarles. Así cuando se realizó la publicación del llamado al voluntariado no lo dudé y me postule para colaborar.

Luego vino la hermosa posibilidad de compartir con los bebes de la casita formando parte ya de Mamacunitas, esta fue la aventura de amor más maravillosa de mi vida porque es más lo recibí de ellos que lo que yo pude darles, su alegría, sus miradas, sus mimos que llenan día a día el corazón, permitiéndome crecer y madurar en muchos aspectos personales. Así es como tengo solo palabras de agradecimiento a Casa Cuna por permitirme formar parte de ella y me despido con una frase de Madre Teresa de Calcuta que fue la inspiradora en esta labor " El que no vive para servir no sirve para vivir".


VOLUNTARIA 2



La vida tiene esas cosas inexplicables!!! Yo diría que mi Señor me puso en el camino de MAMÁ CUNITAS... siempre me llamo la atención el trabajo solidario de un grupo de MUJERES, que ayudan a peques, y no se conocen. Hasta que sentí  la necesidad de ponerme en acción, visitar a los peques que necesitan AMOR Y MIMOS... Pero a decir verdad ELLOS dan amor en cada sonrisa, mirada pícara, ojitos tiernos al tomar el biberón...el lazo de afecto es inmediato.

GRACIAS CASA CUNA por permitirme ser parte de ustedes, un GRACIAS MÁS GRANDE para cada peque que tocó mi corazón, y por  enseñarnos: que la vida que llevamos no es tan mala como pensamos. Pido a Dios y a mamá María que los proteja, y nos de la sabiduría para hacer lo mejor por ELLOS. 


   VOLUNTARIA 3

En la casita viví experiencias inolvidables, gracias a Dios tuve la gran dicha de poder formar parte de mamacunitas, fue ahí donde pude cuidar angelitos que siempre estarán en mi memoria y en mi corazón, ser voluntaria es algo maravilloso sentir que tú puedes hacer un mejor día para aquellos bebés que los dejaron solitos y  puedes brindarles ése amor que les fue negado,

mil gracias Casa Cuna por darme ésa oportunidad.